destacada / LifeStyle

¡Qué duras que son las mudanzas! No experimentaba tanto cansancio desde hace mucho tiempo. Pero que felicidad cuando nos vamos a un lugar que nos gusta y que soñamos tanto.

Soy del bando de los que se instalan y la ansiedad los mata. No puedo vivir entre cajas y foquitos colgando por doquier. ¡Necesito en el corto plazo ubicar todo!

La obsesión por poner la casa en pocos días, y empezar a disfrutarla me persigue.

En fin! Hoy quiero contarles un poco mi experiencia de mudanza, (cero experta en el tema, porque me mudé muy pocas veces) y pasar algunos típs piolas que me compartieron a través de Vevey. Pero antes quiero aclarar: ¡Me sirvieron a mí! Creo que es muy personal la forma de organizarse de cada uno y las circunstancias de cada mudanza. Asique, son poquitos los típs que considero que vale la pena compartir:

– De nuestra amiga Mela de @organizarteomm, tomé la idea de unos cuantos meses atrás, agarrar una bolsa de consorcio e ir por toda la casa tirando todo lo que no se usa (juntamos demasiado, es impresionante). Saqué cualquier cantidad de pavadas y cosas que ya no usaba. Esó ayudó mucho en esta instancia. Tiré, regalé y vendí cosas.
Cuando llegué a la nueva casa, también hice otra selección y saqué muchas cosas que ya no iban acá o no entraban. Hay que saber desprenderse, y no guardar por las dudas. Se vive más liviano.

– Yo NO embalé! Así como leen. Me mataba la idea de vivir semanas antes entre cajas y con poco espacio. Además, no era muy consiente de todo lo que tenía. En un día deshice mi casa. Por suerte me mudé cerca y tuve un par de días antes de entregar la casa anterior. Fui sacando las cosas e hice muchos viajes con el auto.

– Recibí ayuda de amigos y familia. Fue clave. Cada uno aportó lo suyo y para nosotros fue un montón. ¡Unos genios!

– Un tip que me pasaron muchas mamás y que cumplí: el día de la mudanza, Trini se fue con sus abuelos desde temprano. Desarmé y armé su cuarto sin ella (previamente ya le habíamos contado que nos íbamos a ir a vivir a otra casa). Cuando llegó a su nuevo hogar, sus cosas ya estaban ubicadas. Eso le gustó bastante y creo que le dió confianza porque durmió bárbaro.

– Un consejo de algo que me funcionó: si la casa a donde se van a ir está en obra, está bueno visitarla con los chicos. Ellos se van familiarizando con el lugar, y no les resulta tan ajeno a la hora del traslado.

– Otro tip de Mela que utilicé: tener las sábanas a mano. Apenas llegó la cama, armé mi cuarto y
listo para tirarnos a dormir cuando el cansancio nos agarre.

– Y lo último, que disfruté mucho, fue ir armando ambientes con todo. La casa era un caos, pero por ejemplo: armé el escritorio y le puse hasta los cuadros. Acomodé el baño y puse velas. Así con cada espacio. Los ambientes iban tomando forma y calmaba un poco mi ansiedad.

Espero que alguno les sirva, y sino, los entretuve un rato con mi relato. ¡Ahora me toca abordar el jardín!

Gracias a todos por los mensajes con tan buena energía y los consejos. ¡Son lo más!

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *