destacada / Motherhood

terrible twos 2

Hace un par de meses, ese bebito silencioso y tranquilo se convirtió en un niño verbal y ruidoso. Grita, llora, patalea y sabe decir ¨no¨. Poco a poco, esa negación se volvió moneda corriente en su lenguaje tímido y todavía incompleto. Todo es ¨no¨, como si fuese la palabra más importante en su vocabulario, mucho más que ¨mamᨠy ¨papᨠ(las otras dos que completan su habla).

No solo sabe decir ¨no¨, sino que lo emplea en casi todas las situaciones de su vida. El momento de la comida se convierte en una batalla campal y los baños en guerras de jabón y poder. Berrinches de la nada y llantos sin lágrimas. Platos de comida en el piso, leche en el sillón y el control remoto en el inodoro. Por ahora, un escenario poco alentador.

Mi humor baja a menos mil. Tengo ganas de salir corriendo, sin contar las ganas que tengo, antes, de acogotarlo. De exorcizarlo, de devolverlo. Este no es mi hijo. De un bebé que sonreía todo el tiempo y casi ni emitía sonido, pasé a convivir con un niño muy verbal (para lo que estábamos acostumbrados) que sabe expresar lo que quiere.

No les voy a mentir: no todo es color de rosas. Pero tampoco es tan grave como dicen.

En sus ¨no¨, no está haciendo más que alzar su propia voz. Decir, con esa palabra tan minúscula, ¨acá estoy yo y esto es lo que quiero¨. ¿Acaso no me desesperaba no saber lo que quería cuando era un bebé y lloraba sin parar? Ahora que sí sabe expresar lo que quiere, ¿no debería sentirme orgullosa y feliz que haya pasado a otra etapa?

Verlo crecer, buscar lo que quiere y defender lo que es suyo. Un bebé que comienza a forjar una personalidad, a definir su carácter y a alimentar su espíritu. Es el período en el que desarrollan su independencia, en el que toman conciencia que ellos pueden hacer cosas por sí solos. Esos ¨terribles¨ dos años de los que tanto se habla, no son tan ¨terribles¨como dicen. Me gusta pensar en el crecimiento que está atravesando mi hijo y en la autonomía que está adquiriendo . En todo lo que él está ganando y no en lo que yo estoy ¨perdiendo¨.

No quiero que pasen rápido los ¨terribles¨, ¨temidos¨ dos años, porque cuando menos lo espere van a haber quedado muy atrás, en una foto familiar imposible de hacer, en un juguete roto o en un sillón lleno de manchas. En un bebé que aprende a decir ¨no¨, y en ese simple acto, a luchar por lo que quiere. En una carita con lágrimas y mocos (y lo que quedó de un berrinche sin razón), pero llena, llena de vida.


Comentarios

  1. Thamy Sales comento: March 22, 2017 at 3:59 pm

    Que hermoso, me sacaste lagrimas. Aca viviendo el “terrible two early” a los 1 año y medio y en dose doble (mellizos) y es asi como decis, este mix de sensaciones que nos invade. Que sepamos vivir esta etapa tan asustadora para ellos y nosotros pero llena de grandes logros. Terribles porque estan vivos y sanos, maravillosos!

    • VeveyBA comento: April 25, 2017 at 1:49 pm

      tal cual, lo que decis!!! terribles porque están vivos y sanos!!! gracias por tan lindas palabras!!!!!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *