Motherhood

9d261260b4000bab5ceb94c4d6ae5489

Durante estos últimos meses, pensé mucho en la posibilidad que mi hijo nunca recuerde a mi abuela. No a su abuela, sino a la mamá de mi mamá. Su bis-abuela. Mi abuela.

Me propuse visitarla más seguido y llevar a Juan, con un ramo de jazmines y chocolates. Sus dos (ahora, tres) debilidades. Cada vez que entro en su casa, pienso “un recuerdo más para Juan”. Se imprime en su memoria. El aroma de su living, el tono de su voz, la caricia en su mejilla. La forma en que lo hace reír o cómo le cuenta historias de su infancia en el ombú, el árbol de su vida.

Pero no me puedo engañar, sé que en un par de días (o en un par de horas) ese recuerdo dejará de existir, su memoria lo expulsará por completo. Dicen que recién a partir de los 3 años los niños comienzan a tener una memoria consciente, recuerdos que podrían retener, incluso, hasta su mayoría de edad. Faltaría exactamente 1 año y medio para que el recuerdo de mi abuela se imprima (para siempre) en la memoria de Juan.

1 año y medio es mucho. Sobre todo para mi abuela. Es por eso que preferí no esperar y esto fue lo que hice. La escritura es una pasión que siempre compartí con ella. Nosé si me la inculcó o contagió. Lo que sí sé es que siempre nos unieron las palabras plasmadas. Hoy, esa pasión se convirtió en la solución a esto que me angustia tanto.

El viernes pasado, a ese regalo habitual de jazmines, chocolates (y Juan incluido), le sumé un cuaderno con hojas en blanco. Forrado en tela, con un género lleno de costillas de adán. Le fascinó. Pero lo más importante fue la consigna: escribir todo lo que ella quiera, desde los cuentos fantásticos que solía escribir hasta su receta de strudel de manzana. Una anécdota en el campo o las historias alrededor del ombú. Un lindo recuerdo o un deseo para él. Un consejo sabio o una enseñanza importante. “Escribí todo lo que salga de tu corazón”, le dije, y agregué lo más importante: “dentro de 1 año y medio, lo vengo a buscar”. Y así, quizás, cuando mi hijo lea el cuaderno que escribió mi abuela, pueda lograrlo. Que esas palabras plasmadas en el cuaderno sean la huella de mi abuela en la vida de él.


Comentarios

  1. MUY LINDO!!!!

  2. Me encanto!!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *