destacada / Motherhood

Pili y Jacinta en modo #fular. 🙅🏻👶🏼💛

Nuestra querida amiga y talentosa periodista, Pili Tapia, nos da una lección de “crianza en brazos”.

El fular se convirtió casi en su mano derecha (o en su “tercera mano”, porque ahora tiene libre las dos). Con la beba ahí, Pili nunca dejó de escribir, su trabajo y gran pasión. Y Jachu nunca dejó de sentir el calor de su mamá, su respiración, aroma y movimientos.

Vamos a hablar un poco de los ya famosos “fulares portabebés”.

El Fular es un portabebé ergonómico que, a simple vista, parece un gran pedazo de tela. Muy lejos de ser un simple retazo, este portabebé tiene muchos beneficios para el bebé y sus padres.

✔️Posibilita la cercanía de madre-padre con el bebé. Sentir el calor de la mamá, su respiración, aroma y movimientos (lo cual les recuerda a su tiempo dentro del útero materno) es clave para que crezcan seguros de sí mismos.

✔️El contacto cuerpo a cuerpo les da mucha tranquilidad a los bebés, que se mantienen serenos y seguros.

✔️El contacto vientre con vientre (madre e hijo), sumado a la posición erguida del bebé, favorece su sistema digestivo (que todavía es inmaduro). Por ejemplo, este sistema es ideal para los bebés con reflujo, que necesitan estar en esa posición un largo rato después de alimentarse.

✔️Para los padres, es beneficioso porque tienen que ir erguidos y con la columna recta, por lo que disminuyen los dolores de espalda.

✔️Es ideal para liberar las manos (aún cuando sigue estando a upa) y poder hacer de todo.

✔️Fortalece el ví­nculo madre-padre e hijo.

✔️Es muy cómodo para andar en la calle, tomarte colectivos, entrar y salir. No ocupa lugar y no pesa nada.

¿Probaste el fular portabebé? ¿Qué te parece este sistema?

Gracias Pili por la foto (y por esa gorda divina que tenés).

Fuente: serpadres.es


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *