destacada / Motherhood

25Me animo a decir que el embarazo es un estado ideal: ya sos madre, pero todavía podés dormir 8 horas (o más) por día. Tu nueva identidad todavía convive con las otras sin conflicto: sos mujer, profesional, esposa, hija y amiga. Todavía podés juntarte con las chicas hasta cualquier hora o quedarte trabajando sin tener que volver corriendo. Podés ir a la peluquería o ponerte crema después de bañarte; comer sin interrupciones, ver una película entera o terminar una serie!

En este momento, tengo varias amigas embarazadas. Algunas me hablan de náuseas, vómitos, malestares o cansancio (el verdadero cansancio todavía no llegó) pero así y todo no puedo dejar de sentir que están en uno de los mejores momentos de la vida de una mujer. Cuando veo una embarazada, no puedo evitar sentir nostalgia y ganas de volver a ese estado que (para mí) fue tan ideal.

Entre el embarazo y la maternidad hay un abismo. La maternidad y todo lo que viene después del nacimiento que, por cierto, pasa muy rápido y a una la toma por sorpresa. Durante el embarazo recibí consejos sobre esa “otra etapa”: la ropa del bebé, cómo lavarla, qué jabón usar, cómo calmar sus cólicos o técnicas para dar de mamar. Pero nadie me habló sobre el “lado B” de la maternidad y el puerperio. Nadie habla de esto o muy pocas son las que se animan a hacerlo.

10 cosas que le diría a una embarazada

UNO. RE-NACER
El nacimiento de un hijo implica el re-nacimiento de una misma. La maternidad te transforma y te redefine. Nunca vas a volver a ser la misma, pero qué fascinante es superarte y convertirte en alguien mejor.

DOS. LINDO CAOS
Tu casa va a ser un caos, pero todo pasa rápido! Poco a poco tu hogar irá recuperando su orden natural, cada uno tendrá sus espacios y rutinas otra vez. El bebé dejará tu cuarto y de a poco recuperarás el sueño. Nada es para siempre.

TRES. EL PUERPERIO
El puerperio no termina a los 40 días ni cuando el médico te da el alta. El puerperio es un proceso de emociones encontradas que puede durar mucho tiempo más. Angustia y felicidad, lágrimas y risas. Sentir mucha tristeza y no saber porqué. Querer romper algo o salir corriendo!

CUATRO. HACÉ COSAS QUE TE HAGAN BIEN!
Es muy difícil pensar en una misma. Pero intentá hacerlo! Malcriate, tanto en el sanatorio como cuando vuelvas a tu casa. Tener siempre a mano un rico chocolate o esa golosina que tanto te gusta.

CINCO. ESCUCHÁ MÚSICA
Sabías que la música produce beneficios en nuestro cuerpo? Favorece la liberación de endorfinas, a las que denominan “moléculas de la felicidad”. La música no sólo te va a dar un momento de placer sino que también posibilitará esa conexión con vos misma que tanto te falta (algo que es muy difícil durante los primeros días del bebé).

SEIS. LA CLAVE PARA LAS NOCHES EN VELA
Para las noches sin dormir: nada como engancharse con una buena serie! Netflix fue mi gran aliado durante mis noches de puerperio y días sin dormir.

SIETE. IDENTIDADES EN CONFLICTO
Todas tus “identidades” entrarán en conflicto: mujer, profesional, amiga, hija y madre. Muchas figuras que pasan a convivir de un día para el otro, sin manual ni recetas. Vas a sentir que la maternidad borra un poco tus otras identidades. Es una de las cosas que más angustia genera en las puérperas: identidades partidas, ajenas, olvidadas. “Madre” será, durante los primeros meses, casi tu única identidad. Y no está mal que así sea. Pero te puedo asegurar algo: de a poco vas a recuperar una por una hasta sentirte plena otra vez!

OCHO. DISFRUTÁ EL PROCESO
No esperes la fecha de parto, viví el embarazo día a día. La ansiedad es inevitable durante el embarazo. Sobre todo en las mujeres que no la pasan tan bien (vómitos, malestares, etc.) Pero es clave que puedan conectarse con el proceso, disfrutar y poner la mente en off.

NUEVE. LOS ERRORES
Una mujer se “recibe” de madre el mismo día en que nace su hijo. No hay manuales. Los errores son inevitables! Permitite cometer errores y no te culpes por eso. No hay errores sino aprendizajes.

DIEZ. DORMÍ, DORMÍ Y DORMÍ!
Durante el embarazo, duerman todo lo que puedan. Este es el único consejo que sí me dieron durante mi embarazo. Duerman!

Qué otra cosa le dirías a una embarazada?!


Comentarios

  1. Agustina Garay Lina comento: July 29, 2016 at 12:39 am

    Hay muchas cosas que le diría a una embarazada y la primera es que cada embarazo es diferente. No se viven dos embarazos iguales como tampoco existen dos hijos iguales. El puerperio es algo de lo que no se habla y de lo que deberíamos hablar. No hay momento más hormonal que ese. Todas las emociones se mezclan y no importa si sos primeriza o si ya tenes otros hijos, siempre siempre sin excepción una mujer se siente vulnerable. La madre experimentada a veces tiene más miedos que la que se enfrenta a sus primeros pasos como tal. Sean y déjense ser tal como les salga. No existe una buena o mala madre. Todas somos madres. Y el mejor consejo que recibí de mi pediatra es “tus decisiones siempre son las mejores, seguí tu instinto, no escuches todo lo que te dicen. Vos sos la madre y jamás vas a hacer algo que le haga mal”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *